General

Niños, ¿cómo enseñarles a dormir solos?

Existen varias razones por las cuales los niños prefieren dormir con sus padres: hábito, miedo a la oscuridad, inseguridades, entre otras. Aunque con el tiempo, en su mayoría naturalmente buscan su propia intimidad nocturna, sí se les debe ir enseñando poco a poco la manera de conseguir esa tranquilidad al estar solos por las noches.


La permisividad de los padres a la hora de compartir sueño con los más pequeños varía dependiendo de la cultura. Por ejemplo, en Japón los niños comparten el espacio de sueño hasta los 5 o 6 años. Mientras que en España se los envía a otra habitación desde que son lactantes.


Los métodos para enseñar a los niños a dormir solos son variados, pero la manera más acertada de empezar a educarlos es por medio de hábitos. El seguir siempre la misma rutina de sueño, hará que asocien ciertos comportamientos al momento de dormir.  

Carla Valverde, psicóloga infantil, recomienda ciertas pautas para que ayudar a los niños a dormir en su cama.


Consejos

  • Preparar el terreno para que el niño vaya a dormir. Se debe evitar comidas copiosas, actividades físicas estimulantes, se modera la ingesta de líquidos y se fomenta un ambiente agradable. Todos estos factores permitirán que el niño no tenga motivos para interrumpir su sueño.
  • Generar el hábito de dormir en su habitación desde temprana edad, así se facilita mucho más el proceso de adaptación. Esto consiste en dejarle claro al niño cuál es su lugar para dormir.
  • Darle razones al niño para que se motive a dormir solo. Se le puede explicar que tendrá mucho más espacio y estará más a gusto. Además, al ser su espacio tendrá la oportunidad de elegir cómo será.
  • Cuando duerme en la cama de sus padres debe adaptarse a las reglas que tienen allí, mientras que en su habitación podrá hacer alguna pequeña actividad previo al descanso nocturno. Siempre es importante y saludable que conozca los beneficios de la decisión que tomará.


Más tips

  • Cuando el niño ya tiene alrededor de 6 años, se puede usar el sistema de incentivos. En una tabla se registrará la buena conducta y se otorgará un premio por ello.
  • También se puede recurrir a objetos que tranquilicen a los niños, por ejemplo: un osito de peluche, una foto de mamá y papá, una mantita muy suave o el simple hecho de dejar la luz encendida. Estos objetos pueden ayudar a los niños a lidiar con sus miedos cuando se queden solos.
  • Procura fomentar la autonomía del niño a lo largo del día. El hecho de incentivar a los niños a realizar actividades propias de su edad, le brindarán la confianza en sus propias capacidades.
  • Ser creativos al momento de enseñar a los niños a enfrentar sus miedos. Un recurso válido es inventar un cuento donde el protagonista supere sus miedos al final. Esto siempre le permitirá ir comprendiendo que es posible superar los obstáculos a pesar del temor.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *