General

Comodidad durante la lactancia materna

Uno de los aspectos más importantes durante la lactancia materna es la comodidad tanto del bebé como de la madre, pues la incomodidad hace que se dificulte la producción de oxitocina, una hormona esencial para la producción de leche materna.

Las madres suelen tener la preocupación de conocer cuál es la mejor posición para dar de alimentar a sus hijos, aunque no existe una posición correcto o incorrecta, sí resulta muy importante el confort de ambos en cada sesión de lactancia materna.

“La lactancia es una etapa que durará lo que cada madre y bebé decidan. Lo ideal es sentirse cómoda por la duración de toda esa etapa: con respeto a la postura, vestimenta de la madre, inclusive el lugar en casa que usará frecuentemente”, afirma Priscilla Campoverde, directora del Centro de Crianza. 

También Campoverde explica que la lactancia materna es algo natural, aunque en ciertas ocasiones no se da de forma automática y llega acompañada de dificultades. La primera recomendación es buscar apoyo profesional para que esta sea una verdadera experiencia de vínculo entre el bebé y su mamá.

Recomendaciones

  • Tener todo lo necesario al alcance.
  • El bebé debe estar cómodo, estable y bien sujetado. 
  •  Utilizar almohadas y cojines para apoyar la espalda y brazo. 
  • Asegurarse que el bebé se agarre bien al pecho, porque luego producirá dolor.
  • Recostarse sobre un colchón cómodo para ambos. 

¿Cuáles son las posiciones y técnicas posibles?     

Posición de lactancia acostada o reclinada: también es conocida como lactancia biológica, por lo general suele ser la primera opción para las madres lactantes primerizas. Esta posición es especialmente útil si la mamá tiene una bajada de leche energética o si tiene los pechos grande. 

Además resulta ideal si al bebé no le gusta que le toquen la cabeza mientras se alimenta. La mamá puede reclinarse ligeramente y utilizar almohadas o cojines para apoyarse y poder ver al bebé. 

Posición de cuna: esta es una de las posiciones más clásicas cuando una madre piensa en cómo dará el pecho. La mamá se sienta vertical y el bebé está colocado de lado con su cabeza y cuello apoyados en el antebrazo de la madre mientras que el cuerpo está en el estómago. 

De la misma manera que la posición anterior, la mamá puede ponerse una almohada o un cojín detrás de ella para una mayor comodidad. También puede usar una almohada de lactancia en el regazo, así tendrá mayor apoyo y evitará la tensión en los hombros.  

Otras técnicas

Posición de cuna cruzada: es una postura un poco similar a la anterior, sin embargo, los brazos se colocan de forma diferente. Usa la mano del pecho que le ofreces al bebé para sostener tu propio pecho, en vez de apoyar la cabeza del bebé en el ángulo del codo. 

Para lograr esta posición debes sostener la cabeza, el cuello y el hombro del bebé mientras colocas la mano en la base de su cabeza. 

Esta postura es principalmente útil si hay problemas con el agarre del niño, ya que la mamá logra tener un mayor control sobre su colocación así mantiene una mano libre y puede al bebé a la altura del cuello y sujetarle la cabeza.         

Posición de balón rugby: durante esta posición la madre está sentada y el pequeño queda acostado sobre su costado, apoyado en su antebrazo y con los pies en dirección al respaldo. 

Esta opción resulta ideal para bebés prematuros, de gemelos o aquellas madres que han dado a luz por cesárea, debido a que no apoyan al bebé sobre la herida. También ayuda a fortalecer el vínculo materno filial, porque al mirarse mutuamente el pequeño y su mamá les ofrece un sentimiento de seguridad a ambos.

Más posiciones para dar de lactar

Posición de mano bailarina: esta posición es especialmente recomendada para bebés nacidos de forma prematura, aquellos que tienen Síndrome de Down, aquellos que tienen un tono muscular bajo y los que tienen dificultades para mantenerse agarrados. 

Cuando el pequeño está en esta posición se ofrece gran sujeción y le facilita a la madre ver cómo está colocado su hijo. Para alcanzar esta postura la madre debe sujetar el pecho con su mano y con tres dedos en forma de U, entonces coge la mandíbula del pequeño colocando el índice y el pulgar sobre sus mejillas.

 Posición de canasto: si tu parto fue por cesárea, tienes la mamas grandes o eres madre de gemelos y quieres amamantarlos a la vez, esta es la postura recomendada para ti. Para alcanzar esta posición coloca un cojín cerca de tu cuerpo, sostén al bebé con un brazo y la cara hacia arriba. 

Procura utilizar la palma de la mano para sujetarle el cuello, mientras que las piernas del bebé deberían pasar por debajo del brazo y luego sube al niño hacia tu mama.      

Priscilla Campoverde, directora del Centro de Crianza, explica que la postura depende de la necesidad del bebé y la mamá. Sin embargo, sí es importante asegurarse que la espalda y el cuello de la madre no sufran lesiones. Además resulta indispensable estar seguros de que la lactancia esté bien instaurada y falta de aumento de peso/talla en el bebé o lesiones físicas en su madre.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *