General

El sueño ideal se traduce en el colchón ideal

Imagina el número de años que pasamos durmiendo…seguro no tienes ni idea. Pues, sorpresa…dormimos alrededor de ¡23 años!

Ahora que sabes en qué ocupamos un tercio de nuestras vidas, hazlo de la mejor forma. Descansar satisfactoriamente no es sólo cerrar los ojos, depende también del cómo y dónde lo hagas, por lo que traemos unos tips para que escojas el colchón adecuado para hacerlo.

Encuentra el colchón ideal

Probablemente has escuchado antes la clásica “ni tan suave ni tan firme, uno cómodo” Ciertamente existe un concepto general del colchón ideal: es un intermedio entre lo blando y lo firme, que pueda apoyar a la columna en todo momento. 

¿Pero cómo sabes que es lo “cómodo” para ti?

Altura y peso

Por regla general, el colchón debe medir de largo 10 centímetros más que la persona. Por otra parte el ancho general: un mínimo de 80 centímetros en camas individuales y 135 centímetros en camas dobles. El tamaño también dependerá cuántas personas duermen, si es más de 1 de King Size en adelante.

Si se superan los 70kg es recomendable elegir una firmeza media o baja, al igual que si posees problemas lumbares.

Posición al dormir

Seguro ya te imaginaste la posición en la que sueles dormir, pues ¡perfecto! 

  • De lado: firmeza media; necesitas que se adapte a los hombros y caderas, que son las partes de mayor peso del cuerpo, y así mantenga la columna recta. 
  • Boca arriba: firme; suele evitar deformarse y generar malas posturas. Para esta posición también se recomienda complementar con una almohada bajo las rodillas y así reducir la curvatura lumbar; y una almohada en la nuca que no altere la curvatura natural del cuerpo.
  • Boca abajo: blando; se adapta a las curvaturas que generas al dormir de esta forma. Igualmente se recomienda complementar con una almohada en la parte superior que sea de altura mínima, y así evitar la tensión en las cervicales.  

“No puedo dormir quieto”

Si este es tu caso, busca un colchón con una firmeza que no sea tan excesiva, ya que al moverte podrías quedar en mala postura si el colchón no cede. Si es al contrario, y amaneces en la posición en la que te acostaste, puedes elegir un colchón firme, siempre y cuando tomes en cuenta también la posición en la que duermes.

Qué frío, qué calor

Así sudes o no al dormir, es recomendable elegir un colchón transpirable y resistente a la humedad, así evitas también la aparición de ácaros.

Existir te da alergia

Si eres de los que anda con la nariz roja todo el día, sin duda, un colchón hipoalergénico/ anti-ácaros es lo tuyo, o en su defecto un forro de colchón que así lo sea. Igualmente con las almohadas. Y no olvides ventilar la habitación a diario.

Y el último dato que marcará realmente el éxito: pruébalos. Pruébalos todos, sé esa persona que se acuesta en todos los colchones de todas las tiendas del centro comercial. Solo así sabrás realmente cómo te sientes al utilizarlo.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *