General

El descanso nocturno y la salud emocional


No es sorpresa que la estabilidad de la salud emocional está directamente relacionada al descanso nocturno. Todos hemos experimentado esa sensación de irritabilidad excesiva que nos trae inconvenientes con nuestra familia, amigos y compañeros de trabajo. 

A veces, no identificamos enseguida a qué se debe este mal genio hasta que revisamos nuestras horas de descanso nocturno y encontramos ahí la respuesta. 

No es sorpresa que no dormir lo suficiente aumenta la probabilidad de que generar respuestas emocionales más impulsivas e intensas. Cuando las horas de sueño no son suficientes o no se logra dormir profundamente, una persona queda literalmente con los nervios a flor de piel.

¿Qué ocurre en nuestro cerebro?

La privación del descanso nocturno aumenta la actividad en el centro emocional de respuesta rápida del cerebro, un área conocida como la amígdala. Esta parte del cerebro controla muchas de nuestras reacciones emocionales inmediatas.

Cuando el sueño es corto, la amígdala se acelera, lo que nos hace reaccionar más intensamente a las situaciones. En conclusión, cuando no duermes lo suficiente, esta parte de tu cerebro no puede hacer su trabajo tan bien, entonces te vuelves más impulsivo y menos considerado en tus respuestas emocionales.

Las personas que realizan trabajos nocturnos son más propensas a sentirse fatigadas, ya que el sueño durante el día no tiene las mismas capacidades reparadoras que por la noche. 

Tambiénm, son más tendentes a padecer trastornos digestivos al alterar su ritmo biológico. Según el Instituto de Medicina del Sueño, una organización española que investiga los trastornos del sueño, la falta de sueño está ligada a la depresión, la ansiedad y los problemas psicológicos.

Consecuencias inmediatas en la salud emocional

  • Empiezas a tener un punto de vista más negativo sobre las situaciones que se te presentan,
  • Te preocupas mucho más por los acontecimientos futuros.
  • Afecta la comunicación y trato con tu pareja. 
  • Tú rendimiento físico empieza a disminuir,

Además de elegir un colchón, una almohada y un pijama que resulte cómodo para el descanso, se recomienda seguir un horario de sueño y siempre que sea posible, mantenerlo los fines de semana.

Rutinas como realizar ejercicio físico diario, no abusar de bebidas estimulantes, cenar pronto y tener un dormitorio con condiciones adecuadas de luz, ruido y temperatura serán beneficiosas para conciliar el sueño.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *