General

Consejos para iniciar tu vida saludable

¡Comer saludable no es fácil! Pero te damos 5 trucos para empezar a comer sano y equilibrado sin grandes esfuerzos. Empezar un nuevo año con renovados hábitos alimenticios sin duda es empezar con el pie derecho. 

Comer sano no es fácil y más cuando  se vive en una sociedad dónde comer una dona sale más barato que frutas y verduras.

A esto normalmente se suma la información contradictoria que recibes a diario. Unos dicen que esto es sano, otros que no, aquello que era comida nutritiva hoy no lo es, entonces resulta lógico que no sepas que comer. 

Hoy queremos recordarte que con pequeños cambios, se pueden obtener grandes resultados.

Comer más comida real y menos procesada

El término “comida real” se refiere a la comida que no ha sido procesada y se encuentra en su estado natural, esto quiere lo más parecido a como lo verías en la naturaleza, en un campo o una selva.

Cuando hablamos de comida procesada, nos referimos a la que ha sido modificada con químicos, sustancias artificiales. Ese tipo de comida que cuando lees la etiqueta no tienes ni idea de lo que significan la mayoría de los ingredientes.

No incluyas azúcar añadida

El azúcar y las harinas se descomponen muy rápido en el tracto digestivo, elevando de inmediato tus niveles de azúcar en la sangre, esto estimula la secreción de insulina, la hormona que promueve que tu cuerpo almacene grasa y no la deja salir.

Azúcar añadida quiere decir que se agrega a la comida que naturalmente no lo lleva, ya sea en forma de azúcar, fructosa, jarabe de maíz, azúcar de coco, o miel. No importa si es orgánica o natural. En conclusión el azúcar es azúcar siempre.

Empieza a cambiar las harinas por granos enteros

Cuando comes un grano entero, a tu cuerpo y a tus enzimas digestivas les cuesta mucho trabajo llegar hasta almidones y convertirlos en azúcar, pues están contenidos dentro del salvado. Por eso la subida de glucosa en la sangre se da de manera muy lenta.

Mientras que a la harina le quitan el salvado y el germen, que son las partes nutritivas, dejando solamente el endospermo lleno de almidones, alto en carbohidratos y calorías. Entonces se convierte de inmediato en azúcar.

Incluye más vegetales en tus comidas

Los vegetales pueden ser frescos, congelados, metidos en la hamburguesa, o en el sandwich. Los vegetales son una excelente fuente de nutrición y contienen vitaminas y fitoquímicos que funcionan como antioxidantes que te protegen de enfermedades.

Los vegetales están llenos de fibra, y ésta ocupa espacio en tu estómago, entonces si comes vegetales primero, ocupará el espacio que hubiesen destinado para una mayor cantidad de comida.

No olvides incluir proteína

La proteína es un nutriente básico que tiene el pescado, la carne, huevos, pollo, pero también las lentejas, frijoles, habas, así como las nueces, almendras y semillas.

Cuando incluyes proteína en tus comidas, retrasas la absorción de los carbohidratos, o sea: la conversión a azúcar es más lenta.

Con estos pequeños cambios seguro empezarás el nuevo año de una manera mucho más saludable